Todo está en tu cabeza. Tienes mucho que contar dentro de la historia perfecta. Todo lo tienes en tu mente y, delante de ti, hay un papel en blanco. Pero en tu mollera también habita el miedo y las dudas a la hora de escoger la palabra con la que comenzar el relato, la primera frase con la que deslumbrar a primer golpe de lectura, el primer párrafo que enganche al lector a continuar leyendo. Que ya en la primera página quede plasmado que tu historia y la forma de contarla es realmente buena. Una página en blanco puede paralizarte y dejarte sin aliento, e irremediablemente te llega el deseo de dejarlo para mañana, porque hoy las musas no encuentran la dirección de mis palabras. Y, además, ahora que lo pienso quizá no es tan buena la historia, y como dijo Bukowski:

Si no te sale ardiendo de dentro, a pesar de todo, no lo hagas. A no ser que salga espontáneamente de tu corazón y de tu mente y de tu boca y de tus tripas, no lo hagas.

Si tienes que sentarte durante horas con la mirada fija en la pantalla del ordenador o clavado en tu máquina de escribir buscando las palabras, no lo hagas.

Si lo haces por dinero o fama, no lo hagas. Si lo haces porque quieres mujeres en tu cama, no lo hagas. Si tienes que sentarte y reescribirlo una y otra vez, no lo hagas.

Si te cansa sólo pensar en hacerlo,
no lo hagas.

Si estás intentando escribir
como cualquier otro, olvídalo.

Si tienes que esperar a que salga rugiendo de ti,
espera pacientemente.
Si nunca sale rugiendo de ti, haz otra cosa.

Si primero tienes que leérselo a tu esposa
o a tu novia o a tu novio
o a tus padres o a cualquiera,
no estás preparado.
No seas como tantos escritores,
no seas como tantos miles de
personas que se llaman a sí mismos escritores,
no seas soso y aburrido y pretencioso,
no te consumas en tu amor propio.

Las bibliotecas del mundo
bostezan hasta dormirse
con esa gente.
No seas uno de ellos.
No lo hagas.
A no ser que salga de tu alma
como un cohete,
a no ser que quedarte quieto
pudiera llevarte a la locura,
al suicidio o al asesinato,
no lo hagas.
A no ser que el sol dentro de ti

esté quemando tus tripas, no lo hagas.
Cuando sea verdaderamente el momento,
y si has sido elegido,
sucederá por sí solo y
seguirá sucediendo hasta que mueras
o hasta que muera en ti.
No hay otro camino.
Y nunca lo hubo.

Y a nosotros nos salía del alma escribir esta historia. Sabíamos hace tiempo cuál era nuestro camino. No podemos decir que haya sucedido por sí solo. Hemos trabajado mucho para llegar hasta aquí y solo sentimos las ganas de continuar. Nos ha costado mucho esfuerzo ponernos las botas y estamos dispuestos y preparados para que el camino sea largo, intenso y duro, pero también muy satisfactorio.

Bold Editions ha comenzado esta especie de novela superando el miedo al papel en blanco, con un mapa en el que hay muchas direcciones marcadas hacia las que no queremos ir. A partir de aquí, y como no se trata de llenar páginas solo con palabras, prometemos viajar hacia los suburbios de las letras. Hacer de lo políticamente incorrecto nuestra señal de identidad, porque la irreverencia nos «sale de la mente, de la boca, de las tripas». De entre todo lo diferente, hacer algo distinto. Dejarnos las suelas en cada una de las obras que publiquemos para hacerte pensar, para hacerte sentir.

 

Nos presentamos, somos Rosa, Juan y Àlex.

Nuestro relato ha comenzado. Bold Editions ha escrito su prefacio, y te invitamos no solo a leer esta novela… deseamos que también seas protagonista de ella.

Novedades de la Editorial

Instagram Bold Editions

catatur_boton-instagram-1

Síguenos en Twitter

Pin It on Pinterest

Share This